Sobre el Síndrome del Secundario Permanente (SSP)

Síndrome del Secundario Permanente

El Síndrome del Secundario permanente (SSP) es una respuesta psicológica en la que la persona víctima de un escaso coeficiente intelectual, o pelotudo perenne, desarrolla una relación de ligadura psico-emocional con el modus vivendi adquirido a través de la secundaria. En ocasiones, los afectados con dicho síndrome pueden acabar manteniendo, de por vida, los mismos chistes y actitudes infantoligofrénicas ayudando a la ascensión de gobiernos poco favorables  o evadiendo la realidad propia.

Debe su nombre a un hecho curioso sucedido en la secundaria Secondary Colesh del condado de Temperley, Argentina. En 1998 se produjo una camada de egresados revoltosos. Dichos puberlotudos tomaron el colegio exigiendo “Manises sin caroso y pelis porno en los baños del colejio” (sic.). Durante 7 días mantuvieron una estoica resistencia a base de pizzas y rondas de chistes de Larry de Clay. Al entregarse a las autoridades del colegio, las cámaras periodísticas captaron el momento en que uno de los pertrechados le tocó, a mano completa, el culo a la sexagenaria directora para el regocijo y la risotada de sus pares. Y, como si fuera poco, los padres defendieron a los delincuentes y se negaron a colaborar en el proceso legal posterior.

Desde entonces estos seres pululan por la vida cuchicheando entre risitas cosas tan filosóficas como una letra de cumbia, o el repulgue de una empanada; molestando a las personas con las típicas bromas puberlotudas.

Ejemplos prácticos:

  • Broma puberlotuda Nº1

Sacarse vello púbico y correr a alguna chica al grito de “Mirá, mirá ¡Los bigotes de tu vieja!”

  • Broma puberlotuda Nº2

Pedirle a una persona que no te cae bien lo que esté tomando con el único fin de escupirle en la botella.

  • Actitud puberlotuda Nº1

Querer figurar en cualquier lugar y a todo momento, desaprovechando incontables oportunidades para hacer silencio y dejar a la imaginación del observador una realidad evidente, la exuberante idiotez.

  • Actitud puberlotuda Nº2

Al pasar una persona que no te cae bien, reírse o hacerle un comentario al oído a quién tengamos cerca con el único fin de incordiar.

Estas y muchas otras reacciones más, definen lo que es ser un pelotudo perenne. Cabría ponerse a pensar, quizá hasta con clemencia, ya se van a chocar de trompa con un camión cisterna. Pero esas cosas no les pasan a estas personas que flotan por la vida con arrogancia, estupidez e inmadurez. Es por eso que urge alertar a la población que no se ha encontrado una cura satisfactoria al Síndrome del Secundario Permanente, si ve algún puberlotudo cerca mantenga una distancia prudente y evite el contacto, pues es altamente contagioso. Muchas gracias.

1 Response so far »


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: